¿Es bueno combinar diferentes artes marciales?

Artículos

¿Es bueno combinar diferentes artes marciales?

 

A los que nos apasiona la lucha y la defensa personal nos interesa muchísimo aprender a defendernos ante situaciones de peligro de diferentes modos y maneras. Para ello, muchos optamos por entrenar diferentes artes marciales o sistemas de defensa. De ahí surge la pregunta de si es bueno o no combinar diferentes tipos de lucha. Esta es una pregunta muy difícil de contestar, ya que depende mucho del artista, de la madurez y del tiempo que se tiene para practicar.

Primero de todo, deberíamos saber diferenciar entre un arte marcial tradicional y un sistema de defensa personal. Me explico un poco, los que somos practicantes de artes marciales “tradicionales” (judo, aikido, karate, tae kwon do, kung fu, kendo, entre otros) buscamos mucho el ejecutar las técnicas de una manera precisa, lo más cercana a la perfección. Para poder realizar esto, se requiere de mucha concentración, pero, sobre todo, de mucha práctica. Es por eso que para dominar un arte marcial “tradicional” lo más recomendable es entrenar una sola, no combinarla con otra.

Las artes marciales tradicionales tienen una etapa de aprendizaje y acondicionamiento bastante larga y tediosa al comienzo, donde se aprende la forma básica y se acomoda el cuerpo para los movimientos. Estos son básicamente caídas, posiciones de pies y manos, guardias y desplazamientos de diversos modos dependiendo del arte. Lo que sucede si nos vamos a practicar muchas artes al mismo tiempo, sin tener base, es que empezamos a mezclar, pero a mezclar sin ningún sustento, lo que hace que la base se vuelva débil y no nos permita avanzar como nos gustaría.

 

El caso de las artes marciales “modernas” o de las artes de “combate” es un poco diferente, al no haber katas o formas sino más bien un grupo de técnicas estructuradas en un sistema, se pueden complementar unas con otras llegando a las Artes Marciales Mixtas, que toman lo mejor de cada una y generan un estilo particular. Por ello, no requieren de una reiteración exagerada de la técnica y el aprendizaje es quizá más dinámico y rápido, aunque posiblemente menos efectivo.

Entonces, ¿existe alguna receta ideal? Nuestra opinión personal es que no. En realidad, todo depende de lo que el practicante quiera para llevar a cabo su práctica. Al final, lo verdaderamente importante es que te sientas realizado con lo que haces y satisfecho con tu progreso en el tatami, sea trabajando los katas de Karate, los poomsae de Tae Kwondo o las formas de KungFu, o bien entrenando de una forma menos “encorsetada” con las artes de combate modernas.

 

Lluís.

Back To Top