¿Qué me evalúan en mi examen de Krav Maga?

Actividades

¿Qué pasa, guerreros? Hoy vamos a hablar de los criterios de evaluación en nuestros exámenes de Krav Maga. Hace unos meses ya os hablamos un poco sobre los exámenes, en qué consistían y cómo estaban distribuidos; hoy queremos profundizar en qué nos basamos para evaluar a nuestros alumnos.

 

Criterios de evaluación

Para decretar si un alumno aprueba o no el examen y si merece el brazalete de su nuevo grado tenemos en cuenta, por encima de todo, tres factores esenciales:

  • Técnica
  • Físico/Edad
  • Compromiso/Actitud

 

Técnica

En primer lugar, tenemos la técnica, que es lo más importante. Es lo fundamental para poder aprobar el examen. Sin un conocimiento sólido de las técnicas que se tienen que aplicar y que se requieren como sabidas para cada uno de los niveles no se puede aprobar al alumno. Eso no significa que deban saber todas y cada una de las técnicas, los exámenes no se aprueban con un diez o con un cero, pero el alumno sí debe demostrar que conoce prácticamente la totalidad de las técnicas y sabe aplicarlas, en su mayoría, en situación de estrés y, de no ser así, al menos poder corregirse y repetirla de nuevo hasta realizarla correctamente.

Por lo tanto, conocer y saber aplicar las técnicas requeridas en cada uno de los niveles es lo más importante para que se pueda valorar al alumno como aprobado. Sin un buen trabajo técnico, ninguno de los otros dos parámetros podrá compensar la carencia técnica, pero sí puede ocurrir lo contrario, que la técnica compense el físico, que es el segundo parámetro a tratar.

Físico/Edad

El físico o la edad es un parámetro que tenemos muy en cuenta a la hora de valorar un examen ya que es un condicionante importante. A todo el mundo se le pide que dé su 100%, pero ese 100% puede ser muy diferente según el perfil de cada alumno debido a la edad de cada uno, a su condición física, a sus lesiones, a su experiencia previa en otro tipo de sistemas o deportes de contacto, etc. Por ello, lo que tenemos en cuenta a la hora de valorar este parámetro es que cada alumno, dentro de sus posibilidades, dé lo máximo de sí mismo a lo largo de todo el examen y sin caer en comparaciones entre alumnos con distintas cualidades, capacidades o condiciones.

Compromiso/Actitud

Por último, pero no menos importante, está el aspecto del compromiso y de la actitud, muy estrechamente relacionado con el anterior. Algo muy a tener en cuenta a la hora de evaluar el examen de un alumno es si ha mostrado compromiso con las clases a lo largo del curso y actitud positiva en el examen. Obviamente, a lo largo del año, los instructores ven la evolución y el avance del alumno, su manera de trabajar, sus virtudes, sus carencias y cuál es su tope técnico y físico, por lo que pueden valorar si el día del examen están trabajando en su tónica habitual, si están teniendo un mal día, si no están implicados mientras lo realizan, etc.

 

En definitiva, para evaluar un examen de un alumno, tenemos en cuenta todo esto anteriormente comentado y además, es necesario aclarar, una vez más, que el examen no se evalúa exclusivamente desde la excelencia o el suspenso, sino que están permitidos ciertos errores que no impiden que un alumno pueda aprobar el examen de manera solvente.

 

Esperamos que este artículo os haya ayudado a entender qué fundamentos y criterios seguimos para aprobar los exámenes y qué podáis preparar más concienciados la próxima convocatoria.

 

¡Nos vemos en el tatami, guerreros!

 

Ian.

 

 

Back To Top